RSS

2014

volverPREGÓN DE LAS FIESTAS DE  “SAN BARTOLOMÉ ” 2014

Pregón de Pregones “Una Década de pregones”

 

MANUEL ACOSTA, 2005

Surgida del mar, millones de años fueron necesarios para que el sol la acariciara y para que el viento, ¡siempre el viento! La rascara. Para que las rocas salidas del vientre de la tierra fueran rompiéndose en pequeños pequeñísiManuel Acosta Rodriguezmos, trocitos y los seres vivientes la ocuparan, la hicieran vientre, a su vez para crecer y fructificar.

Ya tenemos a San Bartolomé, como tal pueblo, en la isla de Lanzarote situado casi en el centro geográfico de la misma.

San Bartolomé de Lanzarote: “La ciudad asentada en lo alto para que las demás se miren en ella”.

San Bartolomé: pueblo de tierra y de mar. Ayer agrícola y marinero. Con hombres de cara curtida por el sol y manos gruesas y callosas de agarrar con fuerza los aperos de labranza para arrancarle a la tierra los frutos que tan pródigamente es capaz de dar.

MARISOL ARROCHA, 2008Marisol

San Bartolomé, pueblo con tradiciones fuertemente arraigadas como el folclor y el teatro, situado geográficamente en el centro de la isla, desde donde podemos contemplar el mar. Sus primeras casas, construidas al pie de la Montaña Mina, fiel guardiana de nuestro pueblo, se veían enterradas por el río del jable que recorría la isla de la ermita formando un núcleo, dejando así vía libre al viento que transportaba las arenas doradas hasta nuestra playa. Ese viento que tanto nos caracteriza, que refresca nuestras tierras tan secas, que mueve las palmeras de nuestro pueblo, cual damas erguidas que elevan sus brazos al cielo.

MARCIAL PÉREZ, 2004

Esa es la razón por la que hoy estoy aquí como un simple hijo agradecido de San Bartolomé, ilusionado con la leMarcial Perezctura del Pregón y aferrado a mi memoria que es la de muchos de ustedes, rememorando el albeo de las casas, el olor a sopa y a carne asada, la ropa de estreno y el repique de las campanas anunciando la Fiesta y alterando junto a los voladores el trajín de cada día en el lado del pueblo en el que residía. Mitad jable, mitad enarenado.

Debe ser cierto que no hay patria más afectuosa que la infancia, porque esos recuerdos me acompañan hoy y estoy seguro de que me acompañarán durante toda mi vida.

Recordándolos, sueño despierto. Y soñando convoco a las Fiestas a las gentes de mi pueblo, a los que saben y sienten, a los que trabajan por un pueblo más próspero y más culto, a los que esperan y a los que han perdido, quizás, la ilusión.

PILAR PERDOMO, 2006

Pues bien, recordando hechos que se han ido sucediendo en el paso del tiempo, quiero traer a la memoria uno de mis primeros recuerdos de infancia, que tienen que ver con la escuela, en la que había 43 niñas de distintas edades.Pilar Arrocha Supongo que muchas de esas niñas, hoy mujeres de provecho, están hoy aquí compartiendo este momento tan especial para mí. Nuestra maestra era Dña. Margarita Martín, madre de Don Antonio Lorenzo, y la escuela estaba situada en la calle que hoy lleva su nombre, Corrían los primeros años de la década de 1940 y el país estaba en la plena posguerra civil, con todo lo que aquello conllevaba.

Siempre he sentido mucha pena por no haber podido estudiar en el Instituto de Arrecife como mis hermanas mayores, pero al estallar la Guerra Civil española el edificio fue cerrado. Me vienen a la mente aquellos años como una época muy difícil, de escasez de alimentos, en la que para poder sobrevivir la gente tenía que adquirir víveres en secreto, a personas que se dedicaban a la venta clandestina de comida.

BELÉN ELVIRA, 2009

Recuerdo con mucha nostalgia, también, los asaltos, que amenizaban las orquestas de la isla en el casino dondBelene estaba siempre Felipe recibiéndote en la puerta, y al pasar a su lado, caminábamos más erguidas que nunca, intentando aparentar ser mayor, para que te dejase entrar al baile, se convertía en un deporte anual, dicha preparación.

El vestido nuevo, hecho para la ocasión, y tus zapatos de domingos, eran los perfectos aliados.

Se abría el telón del pueblo para las fiestas y en escena, los colaboradores activos y fiesteros pasivos, romerías, rondallas, teatros, ventorrillos.

“Comenzaba el Belingo”. Derroches de energía, carencias de descanso, pero en la plaza, todo mal era olvidado, dando paso al jolgorio.

Sus habitantes son personas muy comprometidas con el pueblo y para el pueblo, y eso se refleja en el resultado final de las fiestas de San Bartolomé.

FRANCISCO GUTIERREZ, 2010

Esta satisfacción que yo les manifiesto por ser un vecino más de San Bartolomé, se lo transmito a usFrancisco Gutierreztedes con el mismo animo abierto que siempre he encontrado en este municipio, acogedoras, guardianas de sus costumbres, orgullosas de sus tradiciones y tranquilas en su quehacer diario, rectitud de corazón y tranquilidad en el vivir que, sin duda, también se debe a la protección del apóstol San Bartolomé, en algunos escritos Natanael y de la dinastía de Ptolomeo, que, además de patrón de modistillas y de los que trabajan con cueros, he dicho con cueros, no en cueros, y pieles, también se le describe como sanador de convulsiones, crisis espasmódicas y, en general, enfermedades nerviosas.

En estos momentos de crisis en que algunos convecinos pueden estar pasando por dificultades, es cuando ese ánimo tranquilo y esa hospitalidad han de ser una seña de identidad de este municipio.

TERE PERERA, 20112011-TERESA PERERA

En este momento, llega a mi mente un hombre de pequeña estatura pero con un corazón, además de inquieto, inmenso, este hombre menudo siempre llamó mi atención. Era don José Mª Gil, una de las figuras más representativas de nuestro folklore. Hombre polifacético (hace poco me enteré de que arreglaba relojes) le escuché tocar instrumentos musicales, entre ellos el violín. También me llegan imágenes fugaces viéndolo tocar el órgano en la Iglesia. Como sabemos, fue el fundador de la rondalla Ajei. ¡Cómo me gustaba escucharle cantar el sorondongo, con su voz tan peculiar! Aparte de su actividad musical, era el propietario del molino donde mi familia llevaba el millo tostado para convertirlo en el gofio, uno de los alimentos básicos de nuestra tierra conejera.

TITO PERERA, 2012

San Bartolomé ha sido un pueblo agrícola y marinero.

Trabajaban en la tierra tanto el hombre como la mujer para sacar el sustento para la familia.

Los marineros se iban a la costa y llegaban sobre las primeras semanas del me2012-titos de Julio para las fiestas de su patrona, por los años 62-63 en la boca del muelle, al lado del Puente de Las Bolas le cantamos a la virgen.

Recuerdo que en los años 55-60 hubo mucha emigración aquí en San Bartolomé, se fue mucha gente del pueblo a Venezuela, a Tenerife, a La Palma, a Gran Canaria a la Zafra del Tomate.

Mi padre también fue emigrante, se fue a Venezuela.

Recuerdo cuando se hacían las “pionadas” la gente tenía un punto de encuentro (nos vemos en La pared La Reina o en el Camino Las Majoreras).

En aquellos años se estaba rompiendo el monte de San Bartolomé y en las laderas de la Montaña Mina se hacían muchas hogueras como asaderos de batatas.

JUANA SAAVEDRA, 2013

Recuerdo mis primeros amaneceres frente a la imponente y esbelta Montaña Mina, llena de neblinas grisáceas y pardas que se van aclarando lentamente, dando luz a un nuevo día, y ese jable que vuela rabioso e implacab2013-Juana Saavedrale en los días ventosos azotando el cuerpo del labrador y dejando su cara magullada, mientras arrodillado en el suelo con su cabeza agachada y el sudor en su frente, intenta plantar las ramas de la batata que resbalan de sus manos en la larga ladera, para pasado unos meses recoger el fruto de esta tierra seca, volcánica y cubierta de un velo claro y brillante.

Tenemos que estar muy agradecidos a ese gran cultivo de la batata que, aunque yo no lo recuerde, allá por los años 40, junto con el gofio, fuera uno de los principales sustentos para que muchísima gente pudiera sobrevivir y hacer cumplir sus sueños.

Un recuerdo muy especial al campesino y a su esfuerzo y trabajo en el campo, como bien reflejó en el hermoso Monumento a la Fertilidad de Mozaga nuestro siempre querido y recordado gran artista universal, César Manrique.

DOMINGO CORUJO, 2007

Vaya para tantas y tantas personas que emigraron, estas estrofas de esta humilde canción quDomingo Corujoe un niño añorando su San Bartolomé querido le canta:

Chinijos que corrían
riéndose y gritando
gentío y ventorrillos
tapados con palmeras,
carritos, chucherías
y hasta la tierra entera
colmaban la alegría
de su alma infantil.

También la muchachada
que ayer fuimos chiquillos
hoy buscando miradas
de alegres muchachitas,
con las almas cargadas
de mil cosas bonitas
sin contar para nada
nuestra ilusión de ayer.

Los viejos nos contemplan
perdidas sus miradas
con las almas cargadas
de lo visto y por ver,
entre las juventudes
y la chiquillería
soñando todavía
son niños de anteayer.

Lejos de Lanzarote
me llega a la memoria
el eco de una fiesta
que nunca se apagó
y cruzando el Océano
una copla que venía
que el viento repetía
y que nadie escuchó.
A LA NOBLE TIERRA MÍA
CON EL MAYOR SENTIMIENTO
POR CANTAR UNAS FOLIAS
VOLÉ CON EL PENSAMIENTO

 pregoneros 2014

//

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: