RSS

Bonito recuerdo

29 Ene

Por Reyes Tabares Betancort

Fuente: Recuerdos y vivencias

Mi recuerdo para tantas personas de pueblo que traba­jaron en el “Salón del Cura” (hoy Teatro MuniciRecuerdospal), que se empezó con la ayuda de los vecinos. También se pagaba una pequeña cuota voluntaria, con la ilusión de que se termi­nara. Se fue haciendo con muchos sacrificios. De aquellos que sacaban, labraban y levantaban los pesados cantos, y que con la pala y la guataca amasaban la mezcla y la broza y la subían, balde a balde, para poner el enorme techo y el sobretecho.

Me parece ver a los que llevaban la escoba para albear sus gruesas paredes. Más tarde, a los que vendían las entra­das del cine del cura, cuando eso, estaba don Manuel Déniz. Yo recuerdo verle cargar un motor en un carro que engan­chaba del coche, para poner cine en un salón que había detrás de la casa parroquial. Para todos los que colaboraron de una manera u otra en dicho salón, vaya mi pensamiento.

También quiero recordar a los grupos de teatro que ensayaron y actuaron allí, que mucho antes, lo hacían en el Casino. A toda esa gente que con constancia y tesón supie­ron mantener esa rica cultura, que es parte de nuestra histo­ria, uniendo también el folklore. Personas que no sabían rendirse, que supieron llevar a todo los rincones de nuestra isla ese sabor melancólico y alegre que tiene el teatro. Sus planteamientos culturales siempre estuvieron vivos. Sus actuaciones eran muchas veces la reivindicación de nuestras señas de identidad. Yo recuerdo obras de teatro donde no les importaba decorar el escenario con cosas de nuestra tierra. Si la obra era canaria, colgaban en la pared un zurrón, el tiesto, en una esquina la escoba con el pírgano hacia arriba, un brasao de leña seca, cerca de unos teniques, un balayo con porretos… porque sería imposible crear un arte para el pueblo si no se le conoce, si no nos identificamos y para hacerlo tenemos que conocer nuestro pasado.
Todas esas personas que han luchado para que el teatro y el folklore sigan vivos en nuestro pueblo, esas personas que han sido muchas, pero quisiera recordar de una manera especial a Eulogia González, siempre al servicio de los demás.

Yo como más la recuerdo
Es metida en el teatro,
Con la bolsita en la mano
Caminando a los ensayos.

Ni medios, ni subvenciones,
Con sacrificios lo hacía,
Ya sus raíces del pueblo
Mucha ilusión le ponía.

Y un día como otros tantos
Sin esperarlo, enfermó,
Ella era muy creyente,
Y Padre Dios la llamó.

Allí le quedaron sus obras
Guardadas en un cajón,
O en un baúl de madera
Escondido en un rincón.

Le quedó otra gran obra
Que fue su comportamiento,
El testimonio de vida
Ese fue su gran ejemplo.

Recuerdo a Dña. Lola Ferrer, por su gran labor, cuando repartía los telegramas, porque era a su casa donde llegaban y me parece aún verle el teléfono colgado a la pared. Tam­bién colaboraba en las cosas de la iglesia, pero lo más a des­tacar era también su incansable dedicación al teatro. Tanto Eulogia, como Dña. Lola han muerto, pero el teatro sigue vivo en nuestro pueblo, felicito de corazón a toda esa gente que trabaja y lucha para que no desaparezca.

Nuestro folklore sigue vivo
Y este pueblo es su cuna,
No hay canto que se compare
Como esas coplas ningunas.

Eran isas y folias
Y malagueñas melosas,
Con los timples y guitarras
Bailaban las niñas mozas.

Hace ya bastantes años
En una casa del Jable,
Con la gente, en los “jarianos”,
Comenzaban esos bailes.

Así se cuenta: que esos bailes surgieron de esa familia los Corujo que vivían en el Jable, pastores, campesinos… fueron los promotores de la agrupación tan conocida y querida por todos, Ajei, ya desaparecida.

Por las tardes cuando terminaban las faenas del campo, del ganado, se reunían todos para tocar, bailar y cantar lo típico de nuestra tierra. De esas mismas reuniones surgió la idea de formar el rancho de pascua.

La Ajei hizo su aparición sobre el año 1940. En 1945 fueron a un concurso folklórico en Tenerife y ganaron el tercer premio. Más tarde, hicieron otras salidas a Las Palmas, siendo elegida para asistir al Certamen Internacional de Santander en el año 1960 donde obtuvieron el primer premio. En 1963, hicieron un viaje a Madrid. Un tiempo después por diversas circunstancias, la Ajei desapareció, dejando buenos moldes para otros grupos que se fueron formando.

Han sido muchas personas, muchísimas, las que participaron en dicha agrupación; tocadores, cantadores, bailadores, a todos los que conocí les tengo en mi recuerdo, un recuerdo grato y muy bonito para mí.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en enero 29, PM en Recuerdos

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: