RSS

D. Víctor

30 Ene

Por Reyes Tabares Betancort

Fuente: Recuerdos y vivencias

Los días de San José, San Pedro, Corpus, Ascensión,… eran días de fiesta grande, a la función se llevaba el mejor traje, la mantilla más nueva, el velo de blonda,… Las misas eran cantadas en latín, eReyes tabaresl cura se ponía de espalda al público, trente al sagrario. En las procesiones sacaban al santo, el cura, el sacristán y los monaguillos iban detrás de él y los hombres lo cargaban a hombros y se iban turnando.

En la procesión se formaban dos filas, una de niños y otra de niñas, de dos en dos, y detrás de ellos la gente mayor. Los domingos había una misa a las cinco de la mañana, algunos de los hombres que iban llevaban la pala y la ponían debajo del campanario, porque cuando salían de misa se marchaban de peonada.

El mes de mayo era el mes de la Virgen, había novenas en el altar, muchas azucenas blancas, velas encendidas y las niñas se vestían de ángeles y decían versos.

Para el día de Corpus se hacían alfombras de sal en la plaza y algunos altares en las casas, por donde pasaba la procesión.

En junio había un novenario al corazón de Jesús, las hijas de María (que era una consagración) se ponían unos escapularios grandes o unas medallas colgadas al cuello.

Doña Concha me contaba que fue presidenta de esa congre­gación, con una gran devoción a la Santísima Virgen y que la imagen de la Purísima fue comprada por ellas, con teatros y rifas que hacían.

Noviembre era el mes de todos los santos, había nove­nas, rezaban el rosario y después eran los responsos por los difuntos, unos eran rezados y otros cantados. Rafa, que era el sochantre, subía al coro para contestar al cura los respon­sos que eran cantados en latín, que ni él mismo se enteraba de lo que decía, todos, pese a aprendernos de memoria lo que él cantaba tampoco llegamos a enterarnos del signifi­cado de las palabras.

Los curas que recuerdo en mi parroquia han sido don Ramón Falcón, don Manuel Déniz, don Domingo, a éstos los conocí con sotana, los que nombro a continuación ya no la llevaban, don Pedro Monzón, don Francisco Marrero, don Higinio, don Luis Marrero y don Antonio Viera, el que está actualmente. A quien no quisiera dejar de nombrar es a don Víctor San Martín, no le recuerdo, pero es como si le hubiese conocido de tanto que he oído hablar de él. Según la crónica escrita en “Mirador de las Islas” se cuentan (en ese entonces) los acontecimientos de su muerte, una afección de estómago acabó con su vida a los 66 años. Aunque nacido en Navarra, él fue siempre conejero de pura cepa, llevaba cerca de treinta residiendo aquí. Por eso consideraba ya a Lanzarote como algo suyo, habiendo hecho por la isla todo lo que humanamente puede hacerse por un pueblo.

Su vida fue pobre y sencilla, prefirió enterrarse entre las blancas y chatas casas de su querido San Bartolomé, derra­mando hasta por sus más apartados rincones, el inagotable Caudal de su sencillez y de su caridad. Don Víctor era un rosario de virtudes, se quitaba el pan de la boca para repartirlo con sus hermanos. A veces tenía que pedir un plato de comida a algún vecino, porque todo lo suyo lo repartía.

Todo el pueblo lloró amargamente su ausencia, hasta el más incrédulo de los que le conocieron, porque era un hom­bre ejemplar, colmado de buenos sentimientos. Todos sus feligreses, sin excepción, vistieron de riguroso luto, ese luto cuando las mujeres llevaban mantilla y crespón negro y los hombres, por si fuera poco, ponían un trozo de tela de ese color en la solapa de la chaqueta con un botón forrado tam­bién de negro, o mangones bien anchos. Las muchachas ya granditas llevaban los lazos amarrados de las trenzas.

El fallecimiento de don Víctor coincidió con la celebra­ción de importantes fiestas locales, pero a pesar de esto no se llevó a cabo ningún acto de diversión hasta después de la celebración de sus funerales, a los que asistió todo el clero de la isla.

He aquí el más claro reflejo de lo que don Víctor signi­ficaba para su querido pueblo de San Bartolomé. Por eso yo siempre he oído decir de él que fue un verdadero santo.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en enero 30, PM en Recuerdos

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: