RSS

Archivo de la categoría: Recuerdos

Cosas del ayer

Por Reyes Tabares Betancort

Fuente: Recuerdos y vivencias

Perdidas en el recuerdo
lejanas en nuestras mentes
cómo es posible señores
el no tenerles presente.

Cómo fueron sus costumbres
cómo vivió nuestra gente,
cómo echarlo en el olvido
cómo un pueblo lo consiente.

Eran largas y tranquilas aquellas tardes de verano, cuan­do en todos los atardeceres se podíaReyes tabares contemplar la belleza de aquellas puestas de sol, donde sus rayos dispersos parecían detenerse para que nadie dejara de ver una de las grandes maravillas que la naturaleza nos ofrece.

Sin prisas, sin ruidos, sólo se podía oír el canto de los pajarillos, el rebuznar del burro, el belido de las cabras, el cacarear de la gallina chueca, o la que acababa de sacar nueve diez pollitos. En el nidal quedaban algunos huevos, porque no tenían galladura, o estaban chuecos o goraos.

Sigue leyendo

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en enero 30, PM en Recuerdos

 

Recuerdos y vivencias

Introducción

 Me gustaría que los lectores que se sientan identificados revivieran por unos momentos ese Reyes tabarestiempo pasado. Estoy segura que muchos recordarán nostalgia algunas cosas vividas, de niñez, de juventud… A los jóvenes que no les tocó vivir esa época, les será más difícil entender y comprender estos Recuerdos y vivencias, por su lenguaje popular, de campesina y sencilla, se extrañarán de cómo eran sus costumbres, creencias, expresiones, vivencias, personajes… Serán muchas las interrogantes, pero sería importante que conozcan sus respuestas, tanto ustedes no las futuras generaciones, porque ese fue nuestro pasado, nuestras señas de identidad.

Índice

 
Deja un comentario

Publicado por en enero 30, PM en Recuerdos

 

Biografía de Reyes Tabares Betancort

Por Reyes Tabares Betancort

Fuente: Recuerdos y vivencias

Reyes Tabares Betancort, nace en San Bartolomé (Lanzarote), el seis de enero de 1945 en el seno de una familia humilde, de padres campesinos.Reyes tabares

Es la octava de diez hermanos, en la actualidad son siete (seis hermanas y un hermano), tres murieron cuando pequeños, que ella no les conoció.

Su infancia fue como la de cualquier otra niña de pueblo de aquella época, allá cuando las muñecas eran de trapo y los patios eran enormes y descubiertos para jugar.

Seguir leyendo

 
Deja un comentario

Publicado por en enero 30, PM en Recuerdos

 

D. Víctor

Por Reyes Tabares Betancort

Fuente: Recuerdos y vivencias

Los días de San José, San Pedro, Corpus, Ascensión,… eran días de fiesta grande, a la función se llevaba el mejor traje, la mantilla más nueva, el velo de blonda,… Las misas eran cantadas en latín, eReyes tabaresl cura se ponía de espalda al público, trente al sagrario. En las procesiones sacaban al santo, el cura, el sacristán y los monaguillos iban detrás de él y los hombres lo cargaban a hombros y se iban turnando.

En la procesión se formaban dos filas, una de niños y otra de niñas, de dos en dos, y detrás de ellos la gente mayor. Los domingos había una misa a las cinco de la mañana, algunos de los hombres que iban llevaban la pala y la ponían debajo del campanario, porque cuando salían de misa se marchaban de peonada.

Seguir leyendo

 
Deja un comentario

Publicado por en enero 30, PM en Recuerdos

 

¿Me conoces mascarita?

Por Reyes Tabares Betancort

Fuente: Recuerdos y vivencias

En los Carnavales se hacían bailes en el Casino, tres días seguidos; domingo, lunes y martes de CRecuerdosarnaval.

A la siguiente semana era Domingo de Piñata. La piñata era grande, la colgaban en el centro del salón y cuando que­rían romperla, tiraban por unas cintas de muchos colores, de las que sólo una de ellas la rompía. Eso lo hacían según estaban bailando y caía sobre las cabezas mucho confeti; los caramelos que también caían se desparramaban por el suelo y la gente aglomerada se tiraba a cogerlos.

Los muchachos compraban paquetitos de confeti y se los tiraban a las muchachas, ellas, que llevaban aquellos pei­nados muy estofados y los moños grandes, se les llenaban de tanto que le tiraban. Los muchachos se ponían en el cuello cintas de papel de muchos colores, sombreros en la cabeza o algún que otro antifaz.

Seguir leyendo

 
Deja un comentario

Publicado por en enero 30, PM en Recuerdos

 

Un día especial

Por Reyes Tabares Betancort

Fuente: Recuerdos y vivencias

 Llegaba la fiesta del pueblo, la fiesta de nuestro patrón San Bartolomé. Eran días alegres, de deReyes tabaresscanso, de familia, de algarabía popular. Días de compartir, porque entre todos había que hacer la fiesta y verse todos juntos. Sentían la necesidad de conocerse mejor y estar más unidos, de pres­tarse sus cosas, de ayudarse mutuamente, porque todo eso es ser un pueblo, hacer fiesta. En estas fechas había aires y olor a fiestas, sus casas era albeadas con cal blanca, traída de la calera, comprando media fanega en casa de Manuel “Herrero” o casa seña María y la escoba de albear en la lonja de Rafael “Carrera” y María Cordobés, que estaba un poco más arriba de la Esquina Parra, por allí por las ventas. Había olor a tela nueva, era el día de estrenar el traje, llevar la tela a la costurera, a casa de las hijas de don Tobías (eso se lo oía decir a mi madre) o de la seña Nieves (o las Nievitas, porque así se le conocía). A casa de Dolorilas, la de Lola, o las hijas de Manuela, o las de Domingo Corujo. Los ternos de los hombres eran en casa de seña Cristina, Anastasia y algunos los llevaban a algún sastre en Arrecife, para que lo pudieran terminar para el gran día de San Bartolomé.

Seguir leyendo

 
Deja un comentario

Publicado por en enero 30, PM en Recuerdos

 

Manolo, el betunero

Por Reyes Tabares Betancort

Fuente: Recuerdos y vivencias

 Tenía entradas en la cabeza, pelo algo grande, peinado para atrás, del cual, a vecesRecuerdos, le caía algún mechón reluciente por la cantidad de brillantina que se ponía y que compraba en el puerto, en la tienda de don Pancho. Lucía unos bigotes de rizadas puntas.

Vestía siempre con un terno y aunque fuera verano siempre llevaba bufanda al cuello.

Llevaba la caja debajo del brazo, con betún, cepillo (o la escobilla) y dos cachos de trapos, porque era betunero, Manolo el de Rosa, o Macartur como algunos le llamaban.

Nacido en Tenerife, pero siempre le conocimos aquí. Llegó al pueblo para casarse con Rosa o Rosita como muchos la conocían. Se habían conocido en Las Palmas, porque ella estuvo allá, en casa de unos señores ricos colocada o de criada.

Seguir leyendo

 
Deja un comentario

Publicado por en enero 30, PM en Recuerdos