RSS

El Sorondongo

volver

 

Don José María Gil Santana es el creador o recreador del “Sorondon­go”, pues gracias a él alcanzaría una dimensión y una proyección insospe­chada para quien no podía creer que un recuerdo juvenil iba a tener, con otras aportaciones, tanta resonancia. Nada sabe don José María Gil de simi­litudes o conexiones con danzas fálicas, sino que, para él, el origen es más sencillo. Por supuesto que en modo alguno rechaza tal interpretación o génesis. Más, su recuerdo juvenil no alcanzó a tanto.

Con un hermano mío y un mecánico peruano que trabajaba con Mr. Leacock, acudimos a una “última”, fiesta que se celebraba antefolklore-1s del bautizo de una criatura, a una casa de la calle de la Arena, en Gáldar. Recuerdo que un viejecito nos enseñó una tonada, que se me grabó, probablemente porque era pegadiza y tenía cierta similitud con cantos de Navidad. Tam­bién recuerdo que el anciano bailaba y hacía morisquetas delante de una muchacha. . .

Si esas morisquetas enmascaraban otras intenciones no lo tiene presen­te don José María Gil, quien, por otra parte, insiste en que debe cantarse correctamente el estribillo:

— El sorondongo, mondongo del fraile.
Que venga la niña, que entre y lo baile.

Y se queja de otras versiones:

Algunos dicen: “que salga la niña. . . “. Pero, si sale, ¿cómo va a entrar?

Otra copla de las que recuerda, le enseñó el anciano al que vio danzar galdense calle de la Arena; dice:

Esos dos pichones se están arrullando.
La paja para el nido la están ajuntando.

Cuando don José María Gil llevaba largos años residiendo en Lanzarote, y en ocasión del primer desplazamiento que hizo la “Ajei” a Tenerife, José María Gil revivió el “sorondongo”.

Actuábamos ante el capitán general García Escámez, que tanto nos ayudado, y como quiera que se nos había acabado el repertorio tradicionalI, nos preguntaron si no teníamos algo más que interpretar. A mí se me ocurrió entonar el “sorondongo”. La verdad es que ya lo cantábamos enla agrupación, pero sin darle importancia, a modo de distraernos. A los versos que yo recordaba de aquel anciano en Gáldar les añadí otros de diferente tema. Pues bien, cantamos el “sorondongo” y me sorprendió, nos sorprendió a todos, que tuviera tan extraordinaria acogida.

José María Gil llegó a crear varios “sorondongos” sobre temas diversos –el labrador, el campesino, los marineros, el hongo, los millones, los platillos volantes, el viaje a la luna— y otros varios sorondongos surgieron posterior­mente de diferentes autores. Hoy el “sorondongo” figura en el repertorio de casi todos los grupos canarios que cultivan el folklore de las islas y aunque sus raíces sean otras, como se ha expuesto, está considerado como uno de los aires característicos de Lanzarote; no en vano en dicha isla ha sido donde encontró principal acomodo; y desde donde ha irradiado a otras, con pujanza tal que no solamente lo interpretan grupos dedicados al folklore, sino también agrupaciones corales que han tratado de darle una proyección más ambiciosa. De todo ello hay constancia no solamente en las actuaciones de los grupos, sino en numerosas grabaciones discográficas, cuya relación sería muy extensa.

Que el recuerdo de una tonada, oída de joven y recreada al cabo de los años haya prendido tanto es algo que, en un principio, no podía imaginarse don José María Gil. Pero así ocurrió por sorprendente que parezca. Y los muchos años que lleva nuevamente en vigencia el “sorondongo” le dan, con creces, patente de aire firmemente enraizado con el pueblo, que sigue vivificándole con continuas aportaciones.

 

 

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: