RSS

Reflexiones matinales de un viejo campesino

volver

Víctor Fernández, el célebre poeta y filósofo salinero, dice al comien­zo de sus seguidillas que un majorero se las cantó cuando dormía. Como en ellas dice cosas muy certeras y que levantan ronchas, él, huyendo que los señores que se consideraban aludidos le apretasen las clavijas, lo dieran de baja en su trabajo. . ., o lo metieran en la cárcel, le echó la responsabilidad al majorero que oyó en su sueño.

Yo no soy poeta ni filósofo, pero cuando, antes de despertar la aurora, despierto con la mente descansada, pienso cosas también certeras y de sen­tido común. Aunque he tenido varios oficios —dicen los catalanes: “muchos oficios, pobre seguro”— nunca tuve el de agricultor, pero llevo más de cin­cuenta años conviviendo con los campesinos, tomando parte en sus penas y alegrías y sintiéndolas en mi propia carne. Presenciando sus rudas labores, muy complicadas, aunque a primera vista aparecen sencillas, he llegado a considerarme un campesino más. Así no debe extrañar que en lo que diga a continuación me exprese machaconamente como tal.

Mucho se ha hablado de la ruda lucha del campesino lanza roten o y las energías gastadas de su propio cuerpo y de su alma para extraer de la tierra el sustento propio y el de su familia. Mucho se ha hablado, pero mucho queda por hablar.

¿Quién, al ir a pagar la contribución en la oficina de Hacienda no ha oído las quejas de los campesinos, que están ardiendo por las subidas que acaban de pagar, haya o no haya cosecha?

Yo pienso y sostengo que si, como dicen los gobernantes, tratan de proteger la agricultura, lo que se debe hacer en lugar de cobrarles contribu­ción alguna, es más bien premiarles su labor en proporción a su trabajo para que sigan amando la tierra que riegan con su sudor. De lo contrario, seguirá en aumento el abandono que se está viendo y palpando. ¡Cuántas hectáreas de terreno cubiertas de aulagas y yerbajos vemos al atravesar los caminos de la isla!

Se me dirá que ¡de dónde va a sacar el Estado tantos millones para compensar lo de la contribución rústica! Cuando un enfermo que sufre que­maduras, ¿no le extraen trozos de piel de otro miembro para injertar en el afectado?

El campesino lanzaroteño sufre a menudo las quemaduras de la sequía, es un hijo de España a quien ama con cariño de hijo y España, como madre, no le negará un trocho de su piel para reparar la del hijo.

Siempre oí a unos ancianos una sentencia que ellos consideraban inmutable: “De la reja, sale todo”. Hoy, como inconscientes suicidas, la he­mos cambiado por la de: “Del turismo sale todo”. Cuando el turismo, como ave que vuela de un país a otro nos abandone y tratemos de volver a la “reja”, acosados por el hambre, sólo hallaremos terrenos montuosos que ne­cesitan mucho tiempo, sudores y trabajos para ponerlos en producción.

He leído que en la China de Mao, los hombres de carrera, los intelec­tuales, etc., están obligados a trabajar en ocupaciones manuales, por lo menos dos días a la semana. En España no estaría de más que, aunque sea un día, no vendría mal dedicarlo a la Agricultura, no teórica, sino práctica.

Causa enorme satisfacción el ver como la instrucción cunde en la clase trabajadora, pero todo tiene sus inconvenientes: Un joven campesino que se traslada a la ciudad a estudiar y logra el Bachillerato, ése no tendrá callos en las manos aunque lo aspen; volverá al lado de su padre para ayudarle en la larga jornada del cultivo de la tierra, con cuyo fruto le ayudó para llegar a obtener el título de Bachiller. ¡Manos de Mao! Aquí haría falta que el niño, sin callos, los criara un día a la semana junto a su padre. (Se apagó la luz, pero sigo pensando).

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: