RSS

1983

volverPREGÓN DE LAS FIESTAS DE  “SAN BARTOLOMÉ ” 1983

Por JOSÉ HERNÁNDEZ GONZÁLEZ

Pregonar quiere decir gritar en voz alta una verdad que sea buena para todos. Pregonar quiere decir que hay algo que conviene saber. Pregonar es como levantar una bandera a tal altura que sea vista desde lejos. N1978-pepe. bartolomeormalmente el pregonero es escogido entre muchos por la autoridad competente. Todos recordaremos aún el eco de los pregoneros por las calles de nuestros pueblos, el que anunciaba o pregonaba su mercancía o el otro Pregonero Municipal que generalmente comenzaba diciendo: “De orden del Señor Alcalde hago saber”.

Así es como debo de empezar yo: “De orden del Señor Alcalde aquí está este pregonero para hacer saber que nuestras fiestas mayores en honor del Patrón del pueblo el APÓSTOL SAN BARTOLOMÉ van a comenzar. Que nuestro pueblo va a levantar un telón y va a dedicarse a algo tan hermoso y prometedor como son nuestras fiestas patronales.

Fiestas que se ven con entusiasmo y alegría, donde participan pequeños y grandes. Fiestas populares que están en todos los que hemos nacido en  San Bartolomé y primeramente quisiera hacer un elogio a ellas.

Las fiestas populares están en el alma de las gentes que defienden nuestros valores, nuestras tradiciones y costumbres, las fiestas son en principio lugar de diversión, son manifestaciones de vivir apasionadamente minuto a minuto porque las fiestas nos traslada casi siempre a nuestra niñez donde todo era fácil y sencillo, quizá por eso nos olvidemos un pocote muchas situaciones de violencia, terror e incertidumbre actuales, son también las fiestas escuela de cultura y moralidad.

¿No es acaso cultura el querer mantener algo de siglos para pasarlo a futuras generaciones?

Representan el esfuerzo  y una actitud humana y que ejemplo de actividad humana da nuestro pueblo de San Bartolomé.

En estas fiestas expresamos tradiciones, recuerdos y vivencias comunes con las que siempre dotamos de personalidad a nuestra comunidad.

En pueblos, sus fiestas anuales son un punto de referencia principal para el arte, la música, para el deporte….

San Bartolomé, la Aldea de AJEI, ese pueblo histórico que fue importante en todo el acontecer del Siglo XVIII en la isla y nuestra historia lanzaroteño está unida íntimamente a él ya que se le debe la creación de muchos curatos cuando   el Alguacil Mayor y Regidor de la isla pide la creación de muchos de ellos por las distancias habidas hasta la Real Villa y presenta un mapa o plano de ellas.

Su iglesia construida a mediados del Siglo XVIII y su primer párroco D. Cayetano Guerra Perdomo y Clavijo que era además beneficiado de la Matriz de Teguise.

El AJEI formado por volcán y vid   por la Florida y arenas voladoras por el naciente que en canción lanzaroteño llegan al mar, San Bartolomé entre la Vega de los Quinteros, Yágamo y Vega Machín con sus calderas sus calderas y montañas, con su santuario aborigen y guanche que está en Zonzamas.

Vive y crea y su arte trasciende más allá de nuestras fronteras municipales. Desde su folklore con su popular rondalla AJEI impulsada por el genial D. José María Gil que ya en el 46 participara en Tenerife y más tarde en Santander, en certamen internacional. Pionera de otras muchas que han surgido en Lanzarote y en especial en nuestro pueblo, Mencey Infantil y Guadarfía. Con su teatro emparentado con el poeta grancanario Tomás Morales por la amistad que uniera con D. Miguel Quesada Saavedra que ya a fines del pasado siglo hizo posible que en San Bartolomé existiera el teatro y dejó buenas raíces ya que actualmente contamos con dos grupos venidos de la misma rama,  “Raíces del Pueblo”  y  “Yágamo”.

En su poesía y periodismo dio prueba de ello D. Leopoldo Díaz y D. Facundo  Perdomo.

San Bartolomé que crea una solidaridad con todos los vecinos y prueba de ello son sus casas construidas con ayuda de todos.

Nuestro pueblo que en pocos años ha hecho posible Plazas. Avenidas, Parques, Sociedad de Cultura y Recreo, Centro Socio Cultural. Donde el arte se hace desde las rosetas y labores de nuestras ancianas hasta el surco arado en el enarenado por el hombre de nuestro pueblo.

San Bartolomé, barrio y pueblo, marinero por Playa Honda, turístico por Guacimeta, nuestro Aeropuerto, campesino por su centro municipal y capitalino por su cercanía con Arrecife.

Ya nuestras rondallas han empezado a desplegar coplas, se anuncian ya  cosas en la Plaza Mayor del Pueblo, albea sus calles y adornan sus casas con el único fin de recibir a la afluencia de visitantes que en sus fiestas vienen unos por la devoción al Santo Apóstol otros por la amistad hacía nuestro pueblo y a nuestras gentes. Todos encuentran aquí la solidaridad que nos caracterizan y llegan de todos los puntos de nuestra geografía del Norte y del Sur, del Este y del Oeste y aquí en el Centro de la isla esperándoles estamos.

Del Norte con la fuerza del mar rompiendo en blanca espuma en los Picos de Fariones en mirar perenne hacia las islas menores que tranquilas y adormecidas nos acercan a la Península, siguiendo por el Volcán de la Corona con su fuerza soñadora de siglos, el palmeral de Haría. Arriba, las Peñas del Chache, los Riscos de de Famara, Los Valles de Santa Catalina y la vieja y gloriosa Villa de Teguise y ya cerca el Monte que rompe el Término con San Bartolomé.

Por el Sur desde el tranquilo canal que nos separa de Fuerteventura y la isla de Lobos dejando atrás las Coloradas, Papagayo, el Rubicón con su sabor a Sede  Episcopal, pasando por la blanca Yaiza con su Volcán del Fuego, Uga con el Riscadero Vallito Las Llanuras de Temuime y el Chupadero, La Geria de los Vinos con su Ermita de Capellanía, Testeina, Masdache, El Grifo, Juan Bello, El Sobaco y ya en las cercanías El Cabezo, Las Cuevas, Florida, Chibusque y las Calderetas. Dejamos Tinajo con sus vides y tabaco, ya atrás se ha quedado La Santa y el Risco para seguir ruta a La Vegueta, El Peñón, Tiagua con sus casonas ilustres, Tao laborioso y solidario el Morro de San Andrés, Mozaza dura y volcánica, llegamos al Monumento al Campesino Lanzaroteño, La Vega de los Quinteros, Peña Picuda y nos adentramos en San Bartolomé.

Desde Arrecife por Argana y más arenas voladoras que dan sabor a sandías, calabazas y batatas, vergel para San Bartolomé, Yágamo, Bebederos de Mina y la Montaña como símbolo del primitivo AJEI.

Con Playa Honda, Güime, Guacimeta, Las Tías de Fajardo, Montaña Blanca, Las Vistas, La Vega de Machín y El Cascajo con su terminar en Los Morros con casas señoriales con escudos y blasones.

Por esos cuatro puntos llegan a San Bartolomé, montes abajo o ascendiendo valles y atravesando llanuras con rumor de Isas y Folías porque nuestro gran día Mayor ya ha llegado.

Como todos los años el cielo de este 24 de Agosto iluminará en San Bartolomé mucho mejor, ya ha pasado la noche de la víspera y otras de la fiesta la policromía de los fuegos, las carrazos, la romería, las verbenas, la lucha, el fútbol, el rock de la juventud.

Pero ese día todo es prisa y nerviosismo, parece que no terminamos para el punto y hora las 12 del mediodía donde el templo oliendo fuertemente a incienso, reluce el rojo de liturgia y brilla los ornamentos de plata bruñida y el Apóstol en trono como un panal en ascuas de luces y de flores.

Termina la misa y llega el momento esperado y deseado por todos en que EL APÓSTOL sale a bendecir nuestras calles y plazas. Plegaria tras plegaria va avanzando y le dan gracias y le piden cosas, aquel padre por el hijo enfermo, la madre angustiada, el joven por el examen, el otro por el trabajo o la cosecha que no ha sido buena y para darle gracias por el fruto obtenido, las satisfacciones y todo lo que en uno queda.

YO Apóstol y Patrón del pueblo de San Bartolomé, ese Paladín y Trovador tuyo, pido porque nuestro pueblo sea mejor, tengamos paz y armonía, no tengamos rencillas, que no falle el trabajo, que nos dignifica de sus gentes, se responsabilicen en una tarea común de vivir unidos por nuestra Patria para que en ella se acabe de una vez para siempre sus violencias, por nuestra juventud que salga adelante con un futuro cierto ya que ellos son el futuro y el presente del pueblo, pensando en nosotros que lo han hecho posible.

Como decía les esperamos aquí ese día, les damos lo que tenemos y lo que somos  forjadores de pueblo y humildemente señores con el buen vino de nuestras parras y blancos manteles para comer, con las coplas de nuestras rondallas.

//

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: