RSS

1987

volverPREGÓN DE LAS FIESTAS DE  “SAN BARTOLOMÉ ” 1987

               Por JESÚS HERNÁNDEZ ALONSO

El timple, el laúd, la guitarra y la mandolina, que nunca sestean enmudecidas en

San Bartolomé vuelven a latir y a cantar de nuevo; ahora en el jubiloso diástole de sus fiestas

La belleza y donosura de sus lozanas mozas y la encantadora feminidad de sus hermosas mujeres se visten de fiesta con la policromía de su típica indumentaria lanzaroteña; muchos de sus recios varones se engalanan con sus trajes tradicionales, y todos los vecinos sin excepción sienten como el corazón se les dilata de forma inusitada y desbordante: es que en San Bartolomé ha amanecido un año más a la feliz alborada de sus fiestas de agosto, sus entrañables fiestas populares.

Estas fiestas de  San Bartolomé son ciertamente el jubiloso encanto de sus isas, de sus folías, de sus sorondongos….. Son el desbordamiento del alegre y sano regocijo de sus romerías, de sus verbenas de su bullicio festivo y callejero…. Son la sobremesa feliz y prolongada con los familiares, con los amigos de antaño, con los forasteros que vienen a vitalizar viejos vínculos de amistad y  a participar del gozo que llena a todos los vecinos, que los reciben con los brazos abiertos al  afectuoso y cordial encuentro.

Las fiestas de San Bartolomé son todo eso, y son también las manifestaciones culturales y la expresión espontánea y fervorosa de los sentimientos religiosos que nos legaron nuestros mayores.

Pero estas fiestas son todavía mucho más: son la, afirmación alegre y jubilosa del alma toda del pueblo, de esa alma colectiva que San Bartolomé se ha venido autoforjando a lo largo de centurias y centurias; alma recia, troquelada en el yunque del esforzado trabajo de las faenas agrícolas en estas tierras nuestras de los jables, de los negros enarenados, de los rupestres “socos” en que florecen cada verano el repetido milagro de la floración de nuestras viñas….. Alma proclive a la solidaridad, a la fraternal convivencia entre todos los vecinos del Municipio; alma tejida de rancias y exquisitas virtudes de nobleza, de humilde hidalguía, de aquilatada probidad, de tradicional honradez y de esa proverbial amabilidad para la afectuosa y fraternal acogida del forastero; alma abierta a la luminosidad que brota de las convicciones y sentires  religiosos que heredamos de nuestros antepasados…. Virtudes y valores que se han ido transmitiendo de generación en generación y que constituyen el más estimable y estimado patrimonio: nuestra humilde y noble aristocracia del espíritu colectivo de los vecinos de San Bartolomé.

Celebrar nuestras fiestas populares es tanto como dejar que espontáneamente esa humilde  pero  real aristocracia de nuestro  talante humano se desborde y se exprese en el timple, o en la guitarra, o en los acentos de la isa, la malagueña o la folía, o en la sencilla y tradicional ofrenda al Santo Patrono San Bartolomé; o en la jubilosa romería, o en el aire de fiesta que recorre nuestras calles aromatizándolas con la alegría y el júbilo que a todos nos inunda.

En el umbral de nuestras fiestas, he aquí el mensaje de este pregonero, vecinos de San Bartolomé, abramos todos el corazón a la alegría, ensanchemos los senos del alma y dejemos que el regocijo sature nuestros hogares y se irradie generosamente contagiando de gozo a todos los pueblos de Lanzarote.

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: