RSS

2009

volverPREGÓN DE LAS FIESTAS DE   “SAN BARTOLOMÉ ” 2009

Por   BELEN  ELVIRA

Ilustrísimo Señor Alcalde, Señores concejales, autoridades, queridos vecinos de San Bartolomé.

Que mis primeras palabras sirvan de agradecimiento al equipo de gobierno 2009-Belenn Elviradel Excmo. Ayuntamiento de San Bartolomé por haberme permitido compartir con mi pueblo, éste que me ha visto nacer, las primeras palabras de comienzo de las fiestas patronales de San Bartolomé 2009. Agradezco también y me llena de orgullo, la confianza depositada en mí, por la concejalía de festejos que me ha otorgado el honor de leer el pregón de este año. En años anteriores los pregoneros, han sido vecinos de relevante protagonismo en el municipio, conocidos por generaciones anteriores, y creo es la primera vez, que es mi generación, la responsable de tal evento. Muchas gracias. Espero estar a la altura, aunque será difícil superar a mis predecesores.

Mi pueblo, San Bartolomé, nombre que le da el santo patrón de nuestras fiestas, al cual se le suele representar en el arte con un gran cuchillo, quizás por el supuesto martirio según el cual fue desollado vivo, razón por la que es el patrón de los curtidores. También con su martirio aparece en ocasiones despellejado, mostrando su piel cogida en el brazo como si se tratara de una prenda de vestir.

Nunca me hizo sentir miedo su gesto amenazador con su cuchillo que empuña alzado. Para mi era el protector del pueblo, no pasaba nada, todo era perdonable si al subir la plaza entrabas en la iglesia que siempre tenía ese olor tan peculiar a incienso y mirra, que te embriagaba de paz y donde esperaba siempre sonriente Don Domingo, el cura.

Se me agolpan los recuerdos gratos, las vivencias añoradas hoy, y situaciones profundamente vividas.

Uno de esos recuerdos tan gratos, eran sus fiestas, donde se engalanaban las calles y todo el mundo con quince o veinte días de antelación pintaban sus casas blancas a la espera de la llegada del día del santo del pueblo; mientras tanto las mujeres se trasladaban a la capital en busca de telas y accesorios para confeccionar para ellas y sus hijas los mejores vestidos. ¡¡Había que estrenar el día de San Bartolomé!!

Los olores a guisos elaborados recorrían las calles mezclándose entre sí, formando un tajaraste de salero y bienestar embaucador.

Formaban parte de mi vida esos iconos idolatrados por mí, como grandes ejemplos a seguir, y colaboradores siempre de las fiestas, entre ellos cito a: Doña Eulogia González, responsable de parte de mi semblante hoy día en el escenario, así como Don Pepe Hernández, siempre por estas fechas trabajadores natos, que sin afán de protagonismo, repetían con templanza, año tras año, la labor de crear arte para compartir en dichas fiestas. Con ellos las fiestas eran importantes, porque el único recurso para fraguar dichos eventos eran su ilusión y compromiso.

Recuerdo con mucha nostalgia, también, los asaltos, que amenizaban las orquestas de la isla en el Casino, donde estaba siempre Felipe recibiéndote en la puerta, y al pasar a su lado, caminábamos más erguidas que nunca, intentando aparentar ser mayor, para que te dejase entrar al baile, se convertía en un deporte anual, dicha preparación.

El vestido nuevo, hecho para la ocasión, y tus zapatos de domingos, eran los perfectos aliados.

Se abría el telón del pueblo para las fiestas y en escena, los colaboradores activos y fiesteros pasivos, romerías, rondallas, teatros, ventorrillos.

“Comenzaba el Belingo”. Derroches de energías, carencias de descanso, pero en la plaza, todo mal era olvidado, dando paso al jolgorio.

Sus habitantes son personas muy comprometidas con el pueblo y para el pueblo, y eso se refleja en el resultado final de las fiestas de San Bartolomé.

San Bartolomé es un pueblo de infraestructura armónica, de elegantes vistas y que por su ubicación en la isla, deja varios brazos abiertos para acoger a quién quiera que a su paso, desee disfrutar de su amplio municipio. Desde tomarse un vino en Mozaga, hasta darse un baño en Guacimeta y comer un racimo de uvas en el Islote, o saborear un queso fresco en Montaña Blanca, que a la vuelta en Güime se convierten en besos.

Siempre he sentido la convivencia en San Bartolomé, como una gran familia, su gente, sus parajes te arraigan.

Desde mi infancia donde jugaba en “la Era de los Cerdeña”, en la calle sin asfalto, frente a la carpintería de Umpiérrez, y donde Domingo “el Herrero” golpeaba fuertemente sus hierros, he visto la evolución de un pueblo austero y humilde a convertirse en un municipio señorial con una economía emergente, y donde su juventud permanece, repoblando generación tras generación, convirtiendo a San Bartolomé en uno de los municipios con más habitantes censados de la isla.

Los años pasan, y en su paso galante y sutil, surca en el recuerdo, dejando huella imborrable de esas vivencias, donde han sido partícipes la ilusión, el cariño, y el deseo incontrolable de la esperanza del mañana.

Por eso después de tantos años fuera de aquí siempre que vuelvo llego a casa, bajo el techo de su cielo. Mi gran familia, vosotros, me recibís con una gran sonrisa y me hacéis sentir que siempre se está, en la ausencia, presente en el recuerdo de todos.

¡¡¡Felices fiestas!!! Vecinos y amigos, que el cantar de la alegría nos brinde su mejor melodía, y resuene vivaz mientras duren las fiestas de SAN BARTOLOMÉ 2009.

//

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: