RSS

2006

volverPREGÓN DEL CARNAVAL  2006 

Por   JUANA SAAVEDRA UMPIÉRREZ

Quisiera ofrecer mis primeras palabras de agradecimiento a la Corporación de este Ayuntamiento. Gracias, muchas gracias, por este alto honor que representa haber sido elegido pregonera de estas fiestas. Con el inmenso cariño que le tengo a San Bartolomé, a sus gentes, pues las quiero y me siento querida m2006-Juana Saaavedrae dispongo con mucha alegría, júbilo y regocijo a desempolvar los recuerdos y vivencias de mi niñez y juventud. Juventud perdida ya hace años, claro.

Érase una vez, hace muchísimos años, en un pueblecito llamado Mácher, nació una niña retorcida, ruín y hasta mocosa, como todos los chinijos de aquellos tiempos.

Muy soñadora, romántica, divertida y machanguienta. Esa niña, yo, vivía con mis abuelos, mis padres y mis nueve hermanos. A todos nos gustaban las parrandas y  las fiestas.

Recuerdo con nostalgia como retumbaba mi corazón pequeño y emocionado cuando llegaban los Carnavales. Después de comer las típicas torrijas de harina, desde mi abuela hasta el más pequeño de la casa, todos nos revestíamos (como se decía entonces), íbamos al cofre o a la cómoda nos revolcábamos entre todos los trapos usados, retales, un simple refajo, el camisón para las ocasiones, o la colcha de seda comprada a los turcos, a su paso por el pueblo.

Todo era útil y todo se reutilizaba y se reciclaba.

Con nuestra alegría y entusiasmo, íbamos de casa en casa con un palo en la mano, visitando a los parientes y vecinos. Les ofrecíamos quintadas y muchas veces no nos dejaban entrar, nos cerraban las puertas porque no nos reconocían.

Las inocentadas y bromas las festejábamos  con risas durante semanas, sin malicia y con mucha ingenuidad. No conocíamos el engaño, la falsedad, la crueldad, ni la hipocresía que hoy sin preguntarnos nos ha regalado el nuevo sistema en el que vivimos.

Si nos remontamos a las décadas de los años 60 y 70 vienen a mi memoria cantantes como RAFAEL y los BEATLES, llegaron los peludos y con ellos los mensajes de Paz y Libertad, libertad también para el carnaval, el turismo, el progreso económico, los avances tecnológicos, las televisiones en color en todos los hogares, llegó a nuestras casas un mundo confortable pero también algo más agresivo.

El carnaval que recuerdo de mi niñez, era sano y divertido. No necesitábamos sino el traje de la abuela o un “cacho” de sábana vieja a la que se le hacían dos agujeros para los ojos (y a la calle) “¿Me conoces mascaritas?”. Y la mascarita llegó a San Bartolomé. Me parece que fue ayer, pero ya han pasado 40 años cuando en mis tiempos de moza venía a la Sociedad “El Porvenir”, cuando por aquel entonces los carnavales se basaban en los bailes de salón. Tenían mucha fama y eran muy nombrados, rebozaban los disfraces y fantasía. Los carnavales en la calle, o sea los voces no existían.

En el año 1982, nace la murga “LOS BATATEROS”, que salen a recorrer el pueblo y animar todas sus calles. A estos hombres les acompañaba un grupo de mujeres, que al siguiente año fundó la murga “Las Revoltosas”, la primera murga femenina de toda Canarias.

Así fue como a mediados de los ochenta San Bartolomé contó con dos animadas murgas que, cada año recorrían sus calles con tres chinijos detrás y un camioncito con dos palmeras que hacía de carroza.

Casi sin darnos cuenta pasan los años y el sencillo disfraz de payaso del primer año que con tanta ilusión elaboramos y que tanto gustó en el escenario de Arrecife se transformó en brillantes telas plumas, lentejuelas, perlas, pelucas de colores y más colores, en un elegante cortejo de lujo que recorría toda la isla.

El figurín donde buscábamos la moda para nuestros vestidos de friselina y de raso se sustituye por las fantásticas ideas de los grandes diseñadores. Se cuida minuciosamente cada detalle, se perfila la mano de obra y se emplean muchas horas de trabajo para lograr con diversión un excelente resultado.

Desde 1982, Las Revoltosas cuentan con un amigo y apreciable diseñador, Manuel Camejo, gracias a su creatividad, logramos siete premios de diseño, en siete años de concurso. También recogimos siete distinciones por nuestras letras, y en 1996 nos convertimos en afilarmónica. No dudo de que sea un orgullo para San Bartolomé el haber acogido a las murgas Los Batateros y Las Revoltosas y más tarde a los Baracheros, Los Güimeiros y los Guacimetitos. También contamos con grupos de personas que cada año se hacen su disfraz y son reconocidos por su alegría y fantasía en  todos los pueblos. Tenemos además bellas carrozas que decoran nuestro coso.

Los jóvenes del pueblo diseñan y elaboran desde hace años la carroza del Ayuntamiento que recorre otros municipios y obtiene también destacados premios. Lo que todo esto refleja es que son ustedes, somos todos, los que con esfuerzo y alegría hemos querido que así sea.

Hoy Lanzarote cuenta con un carnaval espléndido de glamour y calidad para el pueblo y para aquellos que nos visitan.

Desde aquí hoy quiero invitarles a participar en estas magnificas fiestas. Me gustaría que no se perdieran nuestras divertidas costumbres carnavaleras. ¿Recuerdan a la mascarita? Mascarita ¿quién soy yo? ¿No me conoces?

Y el pueblo, nuestro pueblo, debe seguir siendo el principal protagonista de estos carnavales. Y si nosotras, con nuestras canciones logramos que ustedes sonrían, podemos sentirnos satisfechas porque es  lo que realmente nos anima a salir a la calle. Ver una sonrisa y otra. Sean sonrientes, sonrían, sonrían siempre.

                                                                              ¡ Feliz Carnaval 2006 !

//

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: