RSS

2006

volverPREGÓN DE LAS FIESTAS DE  “EL ISLOTE” 2006

Por   FRANCISCO PERDOMO

   Saludo a los vecinos del Islote en el comienzo de las presentes Fiestas del Aguapata. Agradezco a la Comisión de Fiestas el haberse acordado de mí para la lectura del pregón, en estos festejos que c2000-fco. perdomoon la excusa de probar los primeros vinos del año reúne a las gentes del pueblo para pasar unos buenos ratos, conocer a los nuevos vecinos y también echar de menos a los que se han ido. Creo que desde antes de nacer tengo una estrecha relación con las parras que rodean el pueblo, pues según me cuenta mi madre el día antes de nacer se lo pasó cortando y preparando guacales de uva para la venta de esta en el mercado de Las Palmas , en la finca de Doña Leonor, desde entonces de chinijo las vendimias, y la pisa de la uva en el pequeño lagar de casa, de zangalote las cosechas en La bodega del Grifo y más tarde el dedicarme a la uva y al vino como medio de vida. Son curiosas las circunstancias del cultivo de la vid en nuestra isla. Antes de las erupciones de 1731-1736 no se tiene constancia del cultivo de parras en Lanzarote. El volcán cubrió de lavas y cenizas las tierras más productivas de la isla que hasta entonces se plantaban de cereal. En un primer momento esto se vio como la mayor de las calamidades, más tarde se observó que la capa de cascajo que cubría el suelo retenía la humedad, de modo que retirando parte del picón se podían plantar árboles frutales y parras, con estas nuevas posibilidades la población de la isla se duplicó 30 años después de la erupción. Naturalmente, a la vista está, que la implantación de estos nuevos cultivos sólo se logró a base de un esfuerzo casi sobrehumano, que aún hoy nos es difícil de concebir, puesto que no sólo se plantó viña en los suelos cubiertos de arena, sino que se aprovechó cualquier grieta sobre la lava para arrancar la piedra y hacer jameos donde plantar unas parras de moscatel. -Hago un inciso para invitar a aquellos que aún no lo hayan hecho para que paseen por el volcán del Islote, donde podrán descubrir estos jameos en los lugares más insospechados-. Y es que aunque ahora veamos el vino como un lujo, hace no muchos años era un alimento de primera necesidad. Cuando la cabra que se tenía en casa dejaba de dar leche, el desayuno era una rala de gofio y vino, cuando los hombres salían al campo siempre los acompañaba la bota de vino con el que reponer fuerzas en la larga jornada de trabajo y la comida del mediodía siempre que se podía, se acompañaba con vino, siendo unas pasas el postre. Por supuesto era imprescindible en reuniones, juergas y parrandas que tampoco todo era trabajar. Así, gracias a la labor de nuestros antepasados tenemos un pueblo con unos paisajes que son admirados, envidiados y codiciados por muchos de los que nos visitan. Creo que es nuestro deber intentar preservar aquello que con tanto trabajo, casi tozudez nos legaron nuestros mayores no sólo para que nuestros hijos no nos acusen de haber destruido en un par de generaciones lo que costó 200 años realizar, sino que para no tener que lamentar haber perdido la tranquilidad y la belleza de que ahora disfrutamos en no demasiado tiempo. No me queda más que desearles unas felices fiestas y una grata tertulia alrededor de una botella de Aguapata.

//

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: