RSS

2001

volverPREGÓN DE LAS FIESTAS DE  “PLAYA HONDA” 2001

                          Por   FACUNDO PERDOMO RODRíGUEZ

 No voy a desnaturalizar a esta hermosa población de plural ocupación de personas que se han venido agregando unas a otras para formar un amplísimo conglomerado humano que se ha nutrido de inmigrantes de esta propia isla, de las islas hermanas, de allende los mares y de las tierras ibéricas. 1963-facundo

Nació Playa Honda con el nombre de Los Almacenes. Pues en este lugar rústico ayer espigaban los cereales. Los jugosos tomates. Y las dulces patatas hacían trilogía con sandías y melones.

Una de esas naves agrícolas surgió de la iniciativa de Don José Cabrera Torres, el que fuera ínclito alcalde del municipio en el periodo de 1925-29. Y al nombrar a este preclaro hombre de gestión decimos del mismo -para no perder la fuga de su talla- que su mayor interés era el de la enseñanza. Conozco un pasaje de Su caminar por el bien de San Bartolomé que dice que bien conoció que la “cultura es el mayor negocio de un pueblo”. Concedía premios a los niños que las letras y los números conocieran y para ello se nutría de las pesetas que obtenía de la incivil conducta.

Y siendo siempre lo primero antes, diré que el germen humano de Playa Honda se personificó en el marinero y pastor Juan Espinosa Pérez, con su esposa Carmen Perdomo Hernández e hijos Catalina, Irene y Juan. Y considero luminoso el nombre de esta población meridional de San Bartolomé con fundamento en la bella poesía del nacimiento. Y en la obligada elegía que si se cantara, también como ella dice, se hiciera tristeza.

Con su chalupa primero y luego con una falúa, el señor Juan quitó a la mar muchos peces que en su casa vendía. Y de su pastoril riqueza, leche obtenía que Carmen hasta Arrecife Ilevara para coadyuvar al hogar.

Una tardecita me invita el señor Juan Espinosa Pérez a echar una pesca nocturna de la morena en compañía de Manuel Melián de Güime. Encontré en esa tarea marinera material útil para hilvanar un artículo periodístico que titulé EN BUSCA DE LA MORENA. El texto tuvo destacada publicación en el periódico “La Provincia” y en el semanario “Lancelot” y decía así:

“Era  luna nueva. Si bien era oscura la noche, en el mar por donde íbamos a bordo su falúa con puente y todo, se acusaba el brillo que le proyectaban las estrellas colgadas a  la arriba en la bóveda celeste Partimos de Playa Honda rumbo a estribor para alcanzar la costa del municipio de Tías, frente al cosmopolita Puerto del Carmen, a unas dos millas mar adentro. Llevábamos ya unos tres cuartos de hora navegando, cuando dice el patrón: “Aquí es” y arrían el anclote. Se preparan los aparejos y a pescar se dijo. Aquella parada casi brusca de la falúa me llamó mucho la atención y pregunté cómo era posible tanta precisión para fondear sobre el pesquero de morenas, y la respuesta no se hizo esperar: “Tengo yo conocida una lucecita en tierra, y junto a la mar casi otra adentro fundada en el pueblo, las miro de modo y manera que estén frente una de otra y no falla”. Los útiles de pesca eran nylon de mediano grosor y por sotileza un fino alambre dorado. Las morenas que se iban cobrando eran alargadas y de color marrón y puedo decir que eran escuálidas. Vivían en un fondo de callados y encima justamente fondeó la falúa. No jugaron en la maniobra marinera ni grados ni latitud u otros factores para navegar. Allí sólo contó la experiencia del patrón y en toda la pericia del mismo que llevaba implícita el impulso de la sabia necesidad del hogar con esposa y tres hijos. Estoy hablando del conocido marinero Juan Espinosa Pérez, que hoy ya octogenario se le ve merodeando alrededor de su casa en Playa Honda tocando visera a lo capitán de la mar. Y cubriéndose por las tardecitas con un chaquetón marinero”

Se decía en el ya lejano ayer que Playa Honda era una ciudad dormitorio. Es en sí hoy una pequeña ciudad residencial con la estimulación de unos 9.500 habitantes en el Padrón Municipal del Ayuntamiento y unos 3.500 vehículos de tracción mecánica. Ya todos los efectos de la Ley de Bases de Administración Local número 7/ de 2 de abril de 1985, concretamente en el artículo 11-2 se incluye en la organización. Elemento tercero éste que implica el esparcimiento y el ocio de sus habitantes, con todos los derechos y deberes con nombre de la equidad de que hablara Santo Tomás.

Y Playa Honda es una privilegiada localidad cercana al Aeropuerto y a la ciudad de Arrecife. Y de óptima salubridad al recibir los efluvios del mar y tener en sus hogares la gracia de lo verde en sus árboles y colores en sus flores. Y donde no las haya hay niños.

Facundo Perdomo Rodríguez

//

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: