RSS

2003

volverPREGÓN DE LAS FIESTAS DE  “PLAYA HONDA” 2003

    Por   OCTAVIO CANCIO QUINTERO

Hoy, después de 32 años impartiendo clases de magisterio, me ha tocado hacer frente a la más complicada de  las lecciones de toda mi vida:  “la lectura del pregón de las fiestas de Playa Honda 2.003”. 2003-cancio

En cuanto acepté hacerme cargo del mismo, lo primero que hice fue visitar el “archivo histórico” municipal para documentarme sobre los orígenes de Playa Honda y de sus fiestas. Allí pude averiguar que, según fuentes orales, en 1.934 había seis casas de veraneo y unos almacenes de empaquetado de tomates. De ahí la referencia de “Los Almacenes”  a la compra y venta de solares en dicha zona.

Yo empecé a tomar conciencia aproximada de lo que era Playa Honda a finales de los sesenta, porque venía algunos fines de semana a una casita que mi hermana Marisa había tomado en alquiler. En ese tiempo podría haber unas 50 o 60 casas repartidas en tres zonas bien diferenciadas:  “la zona de los profesores”, donde vivían Nicolás Martín y Perico Barreto, entre otros; “la zona de seño Juan y D. Marcelino”, que estaría aproximadamente al centro, y la “zona de los alrededores de la bajada de Princesa Ico” con doña Fermina, Spínola y la gente de las inmediaciones de  “El Loro”.

Entre mi hermana y yo nos compramos un solar y al poco tiempo construimos la que sería nuestra primera vivienda. La mía me salió en el año 1.976 por unas 750.000 Ptas. (Unos 4500 euros) aproximadamente. Con ese dinero no compraría hoy ni 10 m2 de solar.

Cuando llegaba el día de San Juan, Playa Honda cobraba vida; era otra, era el comienzo del verano. Todo el que tenía una vivienda se venía aquí por esa fecha. En cualquier rincón nos encontrábamos una partida de bolas, comilonas y parrandas. ¡Cómo nos alegraba Wenceslao cuando acariciaba con sus dedos las teclas del acordeón!. Medio pueblo de San Bartolomé y también mucha juventud de Arrecife nos visitaba ese día e inundaba la playa que, dicho sea de paso, en ese tiempo tenía bastante arena.

¡Qué alegres y divertidos eran aquellos veranos! ¡Cuántas serenatas a la luz de la luna!

Desde principios de septiembre ya empezaban los grupitos de niños a pedir de casa en casa dinero para la fiesta. Todos poníamos algo, cada uno según sus posibilidades, pero nadie se quedaba sin colaborar.

A finales de septiembre se hacía una fiesta de despedida del verano. Era ésta una fiesta familiar entre vecinos donde se organizaban campeonatos de bolas y de envite, carreras de sacos, carreras de cintas en bicicleta, concursos de castillos en la arena, chocolatada, degustación de postres caseros, piñata, etc.

Pero las verdaderas  “Fiestas de Playa Honda” toman su nombre como tales a partir de la entrada en escena de “EL CUARTIJO”. De allí salieron las líneas maestras que durante dos largas décadas fue  dando forma al modelo de fiestas que se pretendía para nuestro pueblo.

¡Qué organización y programación, señores! ¿Qué pinceladas tan llenas del más puro humor las que salían de los hermanos Pedro y Antonio Guadalupe y  con que facilidad llenaban el programa, año tras año, estos redactores jefes! Nunca faltaban frases parecidas a éstas.

-“Que las madres estén tranquilas porque allí estará como siempre pendiente de sus muchachos el eterno vigilante de la playa JUANITO EL TERRI”.

-“Gran desafío de amanecida a cinco agarradas entre el pollo de Playa Honda (Cándido Reguera) y el pollo de Tinajo (Pepe Morales)”.

“A las seis de la tarde tendrá lugar la tradicional chocolatada a cargo de doña Luisa Quintero”. Vayan provistos de su vaso y con los estómagos vacíos que hay reenganche.

“A continuación, si es que aún les cabe algo, se repartirá a todos los que estén en la cola un trozo del célebre bizcochón de Nina”. Nota: “PROHIBIDO COLARSE”

¡Qué tiempos aquellos! ¡Qué añoranza!

Pero la vida continúa y no podemos vivir anclados en el pasado sino que tenemos que vivir el presente y preparar nuestro futuro.

A mediados de los ochenta el crecimiento de Playa Honda fue tan desproporcionado que de zona de veraneo pasó a convertirse en una ciudad dormitorio y ya en los noventa adopta una estructura muy parecida a la actual. Era tan grande el genio que se reunía los días de las fiestas que el ayuntamiento se vio obligado a tomar las riendas de la misma y desplazar la celebración de los actos a otros lugares de más fácil control como el  “teleclub”  o la  “explanada de Guacimeta”.

Siempre quedamos algunos nostálgicos de aquellas entrañables fiestas y aún hoy, siguen celebrándose algunos actos en el lugar de origen como la célebre  “chocolatada” a cargo de las hijas de doña Luisa (Pili y Susana), o el tradicional “bizcochón” de Nina, y algún que otro “concierto de Rock”.

¡Señores, es momento de alegría! Comienzan las fiestas de Playa Honda 2.003 y a todos los invito a participar con buen humor y concordia a los actos programados por el ayuntamiento.

¡FELICES FIESTAS!

//

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: