RSS

Ajey, San Bartolomé: San Bartolomé de Ajey (I)

volver
Por Agustín Pallarés Padilla

Fuente: Lancelot: 07-06-2002

EI jueves 23 del próximo pasado mes de mayo se inauguró en el pueblo de San Bartolomé el Archivo Histórico Municipal, acto al que fui amablemente invitado por el Alcalde del municipio D. Miguel Martín Betancort.

Ha sido el promotor y alma máter del proyecto el Concejal de Cultura de la corporación Juan Antonio de la Hoz, quien ha sabido imprimir a la consecución del mismo, apoyado por un equipo de colaboradores inteligentemente elegido, toda la ilusión e impulso que el logro del mismo requería.

Durante el transcurso del acto impartió una amena e interesante charla el distinguido hijo del pueblo D.Silvano Corujo Rodríguez, cuyo título, San Bartolomé de Ajey, un enfoque diferente, tenía como idea de fondo el objetivo que desde hace algunos años se viene proponiendo por diferentes estudiosos lanzaroteños de estos temas del pasado de nuestra isla de completar el nombre del pueblo con el aditamento de Ajey, su primitiva denominación.

Ajey, efectivamente, como es bien sabido, fue una aldea aborigen de Lanzarote que ocupó el emplazamiento del pueblo de San Bartolomé, hasta el punto de que según opinión manifestada por diversos historiadores antiguos ambos fueron nombres de la misma localidad en diferentes momentos de su historia. El de Ajey debió ser suplantado por el de San Bartolomé en una fecha situable entre finales del siglo XVI y comienzos del XVII. Veamos en qué argumentos fundamento este aserto.

En las Constituciones Sinodales dispuestas por el obispo de Canarias don Cristóbal de la Cámara y Murga en 1629, poco después de una visita pastoral que giró a Lanzarote en ese mismo año o en el anterior de 1628 en que tomó posesión de la diócesis, se menciona el lugar de San Bartolomé con 49 vecinos, lo que traducido a personas según el promedio de cinco miembros por familia calculado para los cómputos de población de aquellos siglos, da el número de 245 habitantes, cantidad respetable para un caserío que, consecuentemente, no se pudo haber formado en el curso de unas pocas décadas en aquellos lejanos tiempos de tan lento desarrollo demográfico en Lanzarote, máxime teniendo en cuenta el tremendo bajón sufrido por la población de la isla unos pocos años antes, concretamente en 1618, debido a la captura de cerca de 1000 personas por parte de los piratas que la asaltaron en ese año.

Sin embargo, en el mapa del Ingeniero e historiador Leonardo Torriani, en que se consignan todos los pueblos más Importantes de la isla entonces, confeccionado por los años noventa del siglo XVI, menos de cuarenta años por tanto antes de la visita del prelado, no figura este caserío ni con el nombre de San Bartolomé ni con el de Ajey, en cuya fecha debería tener, sin embargo, suficiente entidad demográfica como para merecer ser registrado como pueblo o aldea.

//

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: