RSS

Las Fiestas de San Bartolomé hace cuarenta años

volver          POR ARCHIVO HISTÓRICO MUNICIPAL

          Entre los documentos conservados en nuestro Archivo Histórico Municipal se encuentra el Programa de las Fiestas de San Bartolomé de 1963. programa

         Gracias a este interesante librito, donado por D. Facundo Perdomo Rodríguez,  podemos recorrer las tradiciones y eventos, sensaciones y esperanzas,  que se daban en esas entrañables y ya lejanas fechas.

         Ya Don Facundo Perdomo, en el pregón de aquel año, resaltaba la importancia de esas “fechas de fiestas y alborozo” donde  la  “tradición religiosa y profana surgía de nuevo en sus espacios”. Unos espacios que aglutinaban esfuerzos y esperanzas, encuentros en torno a juegos y deportes, celebraciones religiosas y paganas. Durante los días 23 y 24 de agosto  todo giraba en torno a las fiestas. Las calles y plazas eran escenarios improvisados y el tiempo se medía en función de los eventos y las ilusiones concentradas.

         La incorporación a la festividad se hacía desde buena mañana. Así, cuando ya despuntaban las primeras luces del día se celebraban las misas de comunión o se gozaba con la diana floreada. Esta última, acompañada de gigantes y cabezudos y variedad de cohetes, recorría y animaba las principales calles del pueblo.

         Durante la mañana del día 24 se celebraba el momento religioso más álgido. A las 11 en punto, en la iglesia de San Bartolomé, se representaba una Solemne función religiosa con panegírico a cargo de un elocuente orador e interpretación de la misa de San Pio X por el Grupo de Canto de la Parroquia. Después de estas actuaciones estelares, la feligresía comenzaba una solemne procesión que recorría los principales lugares.

         Las tardes, por su parte, eran mosaicos salpicados de multitud de eventos lúdicos y deportivos. Todo el pueblo participaba en la organización y disfrute de las competiciones de bolas, la cucaña, el tiro al plato, el juego del chocolate, la carrera de cintas,  la jinkana de bicicletas o la de coches alrededor de la plaza.

         La noche, en fin, concentraba acontecimientos de máxima relevancia. Así el día 23 de agosto de aquel año 1963 se celebró un gran  desfile de carrozas amenizado por una orquesta, una comparsa de gigantes y cabezudos, y una tanda de fuegos artificiales. Aquel día 24, por su parte, fue sumamente especial porque se  dio un paso más en la conformación de uno de los proyectos colectivos más importantes para el San Bartolomé de la época: el Salón Parroquial. Allí, un grupo de teatro de San Bartolomé-Arrecife, representó la obra <<En mi casa mando yo>>; y ese día, en los entreactos, se estrenaron una colección de discos de la Agrupación Ajei.

         Las fiestas, esas airosas salidas de la rutina, concentraban y reflejaban las esperanzas de todos los habitantes de San Bartolomé. Don Facundo Perdomo, en aquel pregón ya comentado, daba cuerpo a una de aquellas ilusiones: “Acudid siempre pueblo dadivoso a mirarte en el espejo de la Verdad; y escúchala siempre de los que no mienten. Aprende a conocer al farsante. Y sigue siempre tu sendero de trabajo y de Paz.” “Que cuando tu Santo Patrono <<San Bartolomé>>, se alumbre en la luz de tus campos, se ilumine también en vuestro seno el camino de la cordura y la bondad: que así te mantengas en el ayer igual”.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: