RSS

San Bartolomé según Agustín de la Hoz

volver

Decía  don Agustín de la Hoz que estar en San Bartolomé significa la admiración de su paisaje además del conocimiento perfecto del folclore insular porque en este pueblo vive  el alma cascaberala  de Lanzarote  jaleadas por las típicas rondallas, con los vivos colores  que se visten las mozas  y el traje de los tocadores. Rondallas  de humilde  musicalidad  que andan mezcladas  de alegría y de tristeza, todo contrapunteado por el soniquete del timple y el son de las guitarras. Se suceden las isas  y folias  desvelando  todo el ancestral  sentimiento de una isla  de amores y tormentos.

Montaña Blanca se nos presenta   entre montañas, paisaje  que nada más mirarlo  produce  un extraordinario deleite. Montaña  Blanca  sufrió  la erupciones de 1730-36 en cuyas fechas apenas contaba con 14 vecinos, que tuvieron que emigrar hacia el norte de la Isla para protegerse de la  lluvia incesante de cenizas  que iba cubriendo  heredades y ganados.

La devoción  que hay en Montaña Blanca  por María Auxiliadora  data desde entonces  y está por encima de todas las cosas.

Las gente joven de Montaña Blanca, casi por vocación emigran a Venezuela, país de moda  y en su viaje no olvidan de  llevarse  la estampita de Mª Auxiliadora. No aguantan mucho tiempo  fuera de su tierra y a ésta vuelven con  la  media fortuna  ganada  a pulso.  1982-agustin hoz-2

Güime: se ha dicho que  este pueblo nació  sobre arenas  y que de ellas ha hecho vida, ciencia y porvenir.  El viento es el portador del jable desde  la opuesta mar de Penedo. En esos jables el campesino cultiva  batatas, sandías papas y melones, el melón es el manjar  de Güime  por estar en los jables salitrosos por lo que este fruto mantiene siempre su fama  de sabroso e insustituible. Los agricultores  tienen estipulados sus derechos y sus necesidades acerca de las arenas  voladoras, con el fin de atender a todas las parcelas, si perjuicio de ninguna determinada. Si una finca ha tomado grosor arenoso se ara a favor  del viento, y este se encarga  de transportar  el jable sobrante hacia  otra parcela  que precise.

Las Majadas y hornos de cal, hoy desaparecidas por el desuso  de sus canteras  al no ser fuente de actividad económica  como la que tuvo en épocas anteriores.

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: