RSS

San Bartolomé y su Plaza Mayor

volver  POR  JOSÉ HERNÁNDEZ GONZÁLEZ


Fuente: Programa de las Fiestas de San Barolomé.  2003

San Bartolomé no es como la mayoría de los pueblos que se formaban en torno a su plaza principal o mayor. Casi siempre dicha plaza estaba en torno a su iglesia y casa consistorial y las casas más señoriales o representativas del pueblo. Si vemos esta tradición castellana que en este sentido supo asimilar Canarias.

         En el tiempo la formación de San  Bartolomé es un pueblo que la mayoríPlaza iglesiaSan Bartolomea de las casas importantes estaban en la zona este-sur de lo que hoy es el pueblo. Ya en E. Hernández Pacheco en el “Diario del Cura de San Bartolomé” (1824) se habla de que el jable iba arruinando las casas y se habían trasladado más  al noroeste. Esto último fue a lo largo del siglo XVIII y a principios del XIX.

         Ya a finales del siglo XVIII, con la edificación de la actual iglesia parroquial, las personas de cierta importancia de San Bartolomé no pensaron en tener dicha plaza. Ya en 1778 al construir dicho templo esta tenía en su entorno un par de fanegadas de terreno que pertenecían a dicha iglesia siendo administradas por el párroco de turno.

         Con la construcción del cementerio, donde hoy está el teatro municipal, en 1811, unido a la iglesia parroquial este entorno fue cogiendo algo de sentido. Las casas más cercanas por el oeste fueron la de D. Simona Bermudez que más tarde dio nombre a la calle de San Simón y la de  D. Rosalía Guerra Perdomo, que fabricó cerca de la parroquia que más tarde sería del párroco D. Antonio Bermúdez Pérez heredada luego por la familia Fuentes Reverón. Frente se encontraba la casa de los Ramírez que estaba en una finca de dichos señores Don Domingo Ramírez y D. Rafaela Luzardo  heredada por sus hijos y más tarde con don Pedro Ferrer y con su hija doña Lola. A doscientos metros la casa de los Perdomos construida ya desde mediados del siglo XVIII.

         Al crearse el ayuntamiento en noviembre de 1797, este estuvo rondando en diferentes casas del pueblo, casi siempre en la casa del alcalde de turno. En 1884 se empiezan a hacer a la derecha de la iglesia parroquial dos habitaciones  para oficinas municipales, pero dicho edificio no se consolida hasta 1910 en que Don Eligio Carta hace unas habitaciones en terrenos suyos entre el cementerio y las del ayuntamiento, vendiéndoselas más tarde a dicha institución y dando el aspecto que conocimos todos hasta los años sesenta del pasado siglo.

Construcción de dicha plaza.

         En las actas capitulares del ayuntamiento de 1903, hay una partida para pavimentar este entorno entre la iglesia y lo que había de casa consistorial y hablan con los vecinos D. Pedro Ferrer y Don Abelardo Fuentes por ser los más cercanos para ver si ayudaban a dicha construcción pues ellos eran los que disfrutarían del agua que al llover se originaría en aquella explanada y ellos se niegan por considerar que no les era rentable dicha agua.

         En un pleno del 28 de agosto de 1918, aprueban una partida de 1325 ptas, para la construcción de un aljibe para en años calamitosos socorrer a los vecinos pobres, la construcción de unas letrinas en la misma y un muro y el arreglo de la acogida el expresado aljibe.  Mandan el informe al gobierno civil a Tenerife y dan permiso el 30 de octubre de 1918.

         Pero fue en el año 1927, estando de alcalde D. José Cabrera Torres cuando hicieron la plaza que conocimos de niño. Dicha plaza fue destruida en 1963, para hacer una moderna con un estanque en el centro y meter en ella el edificio de la iglesia parroquial, además de una torre en el ayuntamiento para colocar el reloj regalo de don Javier Méndez Perdomo.

         Más tarde en la década de los años ochenta con piedra artificial y en la legislatura de Don Antonio Cabrera se hizo la actual plaza.

         Plaza Baja.

La parte baja de la plaza que esta desde la Sociedad hasta el principio de la iglesia fue compra que hizo el ayuntamiento para ampliar esta parte pues era el paso obligado de procesiones. Era de tierra con unas hileras de árboles. En 1955 cortan los árboles y hacen una avenida de losetas de cemento y por los lados una hilera de palmeras canarias. Se convierte en una avenida donde los jóvenes paseaban los domingos y en las fiestas. Dicho paseo fue destruido en 1977 y en un proyecto de César Manrique es la que actualmente tenemos.

Así que contamos con dos plazas. La primera en torno a la iglesia y casa consistorial y la otra plaza, con dos partes una baja y otra alta bonita pero bastante incomoda con una serie de escalones.  Dicha plaza habría que reestructurarla de forma que fuera más cómoda y asequible.

Hoy por hoy nuestras plazas no acaban de definirse como sitio cómodo y de encuentro. Ni en torno a ellas se han configurado unas buenas edificaciones. En la parte alta una casa bonita y con años como la de Doña Simona Bermúdez fue convertida en solar. Sólo como edificio emblemático y al norte de esta parte baja esta la Sociedad El Porvenir que empezó su andadura en 1933. Habría que animar para que nuestra Plaza Mayor fuese lugar de encuentro y de animación con negocios y movimiento en nuestro pueblo.

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: